lunes, 27 de junio de 2011

La carga es muy pesada; muy pesada

Un ejemplo que habla sobre la carga es: Mi abuelo nos preguntaba que era más pesado – cien liberas de algodón o cien liberas de arena. Nosotros contestábamos rápidamente sin pensar – cien liberas de arena. El se reía porque los dos son cien liberas.



Hay personas que están en yugo con el pecado y tiene mucha carga. Y Jesucristo usa analogía – si te unes conmigo yo alojero la carga. Hay cargas que son insoportables; nos roban la tranquilidad. Muchas cargas nos tienen eslavos, como que no podemos desarrollar. No las podemos quitarlas de encima. No sabemos qué tanto es una carga hasta que la vivamos. Jesús dijo en su palabra… que si fuereis libere serás verdaderamente libere.



Hay paralices espirituales. Hay cargas que Dios quiere tomarlas. De la misma manera que alguien fue sensible contigo y dijo a si mismo “se me escucha lo puedo llevar a donde me llevaron a mi y sacaron mi carga”.



Pero hay algunos que le gusta sentir y vivir su carga; paralices espiritual.



San marcos 2:3-4 3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.



Marcos esta narrando la historia – lo que es ser sensible a las cargas de los demás. Porque usted y yo podemos aliviarlo la carga a los demás o ponerle más. ¿Cómo? Criticándolo; Pilatos; no mostrando amor etc.



Cristo Dios hace lo que el hacer para que todos vean que la misericordia de Dios todavía se sigue moviendo.



¿Cuándo fue la última vez tu vistes un paralítico? ¡No literalmente sino una paralice espiritual! Muriendo en los vicios en una camilla esperando que alguien lo lleve al lugar donde puede ser sanado. Hay que ser sensible y tener conocimiento. El único que puede restaura el paralice es Dios.



Podemos añadirle o se los podemos quitar las cargas. De la misma manera que nos ayudara, que nos presentados tenemos que ayudar tenemos que presentar. Háblale claro – el único que te puede quitar tu carga es Cristo. No solo los invite un servicio especial o una actividad donde haga comida. ¡Invitarlo porque Cristo lo puede restaura, sanar!



No de des oído a la prensa – a lo que habla del hogar, de los hermanos etc. No trabajes por la prensa! Trabajando por la prensa ( el chisme) porque podemos añadirle a la carga de los demás.



A ti y a mí nos gusta gente liberadas aquellos que gozan de una buena relación. Pero qué hacemos con aquel que no se puede mover. Hay que ayudara a los paralíticos espirituales – para verlo liberados. El hombre lastimado y cargos necesitan una mano para que lo levante. Nosotros debemos ser salvavidas.



Jesús nos a encargado que nos movamos como los cuarto hombres en Marcos 2. Si te rechaza una vez, otra vez, y otra vez. Siga tratando de ayudar a esas personas. Por eso tenemos que ser sensibles para no añadirles más carga a las personas. Allí esta Cristo de la Gloria – listo para quitarte tu carga. Darle tu carga al creador.

No hay comentarios: